Yakuza Zero: lo verás, pero no lo catarás

Ser seguidor de la saga Yakuza es el equivalente videojueguil a ser fan del director nipón Takashi Miike: más te vale aprender japonés que esperar ver sus películas en los cines españoles. Ahora que lo pienso, el propio Miike dirigió en 2007 la adaptación al cine del primer Yakuza, que por cierto tampoco se ha podido ver en nuestro país, así que la comparación es bien fina.

Como decía, Sega parece haber tirado la toalla definitivamente con intentar que cuajen sus historias de la mafia japonesa entre el público occidental después de que Yakuza 4 y Dead Souls pasaran por las tiendas con más pena que gloria. Sin promoción y con una localización muy justita no sé qué milagro esperarían, eso también hay que decirlo. Sea como sea, ese doble tropezón fue el último clavo en el ataúd de una serie que desde su primera entrega lo ha tenido muy difícil por nuestras tierras debido a un enfoque muy centrado en el público japonés.

Desde entonces nos hemos perdido ya dos entregas, sin contar alguna otra que ya se había quedado por el camino con anterioridad, y todo apunta a que la próxima, Yakuza Zero, que además marcará el décimo aniversario de la saga, también se va a quedar sin salir del continente asiático. Así de complicadas están las cosas, así que el nuevo adelanto que ha publicado Sega esta tarde sienta como mirar con ojos golosos un pastel a través del cristal de una pastelería que ya ha cerrado. Está ahí, tiene una pinta fabulosa, casi puedes olerlo, pero te vas a quedar con las ganas.

Yakuza Zero saldrá en Japón el próximo marzo para PS3 y PS4 y, como sugiere su nombre, se trata de una precuela que transcurrirá unos años antes del primer Yakuza. Concretamente será en el año 1988, en plena explosión industrial japonesa, en los distritos de Kamurocho, en Tokio, y Soutenburi, en Osaka, y narrará los orígenes de los dos personajes principales de la serie, unos jovencísimos Kazuma Kiryu y Goro Majima que por aquella época hacían sus primeros trabajos para el clan Tojo.

Atrás queda el reparto coral de las últimas entregas y la acción se centrará en los dos protagonistas, ofreciendo por primera vez dos campañas independientes. A nivel técnico se nota el relevo generacional, aunque no estemos ante un proyecto de alto presupuesto que vaya a aprovechar al máximo el hardware de PS4. Tampoco lo necesita, el principal atractivo de Yakuza siempre ha sido la calidad de sus guiones y una destreza dramática a la altura de las mejores series de televisión.

De contenidos también va a ir bien cargado el jueguico. Entre historias principales y secundarias habrá en torno al centenar de misiones, además de los habituales minijuegos como ir al karaoke, gestionar un cabaret, adiestrar a chicas de compañía, hacer apuestas o jugar a las tragaperras. Por si fuera poco, Sega incluirá versiones completas y funcionales de los clásicos Space Harrier, OutRun, Fantasy Zone y Hang-On en los salones recreativos del juego, un autohomenaje muy bien traído porque esas eran precisamente cuatro de las máquinas que más lo petaban en el Japón de finales de los 80.

Ay, Yakuza Zero. He visto a gente estudiar japonés por excusas peores.

Iván Rosique González
Santomera, Murcia (1985). Licenciado en Periodismo por la Universidad Católica de Murcia. Se incorporó a 'La Verdad' en 2009. Es redactor. Anteriormente en Meristation, Hardgame2 y PSMotion. Un día su padre se presentó en casa con una Atari y desde entonces perdió un hijo. A veces sueña que SEGA todavía hace consolas y al despertar llora con amargura.
Top