Valve y Sony suben las apuestas por la realidad virtual

Desde 2012 llevamos dándole vueltas a la realidad virtual, un santo grial que no termina de convertirse en realidad. Oculus Rift sigue a base de prototipos y no parece que su versión comercial esté hoy más cerca que ayer, a pesar de su millonaria compra por parte de Facebook. Mientras tanto no paran de surgir alternativas que ya veremos si sirven de revulsivo o para liar aún más a los consumidores.

Esta semana, dentro del marco de la GDC de San Francisco, Valve y HTC han anunciado una inesperada colaboración que supondrá el debut de ambas compañías en este campo. Re Vive será un casco de realidad virtual para ordenadores, fabricado por la segunda según especificaciones y software de Valve. El aparato incorporará dos pantallas de 1200 x 1080, una para cada ojo, con una velocidad de refresco de 90 Hz, 15 más que la versión actual de Oculus. No se ha especificado si estas pantallas serán OLED o LCD, y si no sacan pecho yo diría que será el segundo caso, lo que permitiría ofrecer un precio bastante competitivo a costa de sacrificar calidad de imagen.

El aparato se completa con un gyrosensor, un acelerómetro y un sensor posicional de láser, tecnologías que combinadas permitirán realizar un seguimiento casi perfecto de la rotación de la cabeza del usuario, y una base opcional que servirá para seguir el desplazamiento del cuerpo en un área de unos 4,5 metros cuadrados.

Se espera que Re Vive salga a la venta de forma pública a finales de 2015. Todavía no se ha enseñado demasiado software, pero raro sería que estando Valve en el ajo no cayeran adaptaciones de sus populares franquicias Half-Life, Left4Dead o Portal.

Sony, por su parte, ha aprovechado el evento para presentar una nueva versión de su Project Morpheus, un casco de realidad virtual destinado a la consola PlayStation 4. Si bien el primer prototipo anunciado hace algunos meses hacía temer una calidad modesta para poder venderlo al menor precio posible, la compañía japonesa parece haber dado un vuelco a su estrategia con una mejora muy sustancial de sus características.

La mejora más evidente es la aplicada a la pantalla doble. Atrás queda la tecnología LCD, en su segundo prototipo Morpheus incorpora dos pantallas OLED de 5,7 pulgadas a 1920x1080p de resolución y color RGB. Más sorprendente resulta el aumento de la velocidad de refresco, que pasa a ser de 120 Hz, bastante por encima de la competencia. La latencia también ha sufrido una mejora, situándose por debajo de los 18ms, la mitad del primer prototipo, un valor esencial para que no se produzcan retardos entre acción y reacción.

El seguimiento del jugador también ha sido mejorado con la inclusión de tres nuevas luces LED, que se suman a las 6 ya existentes. Estos puntos de luz serán identificados por la cámara de la consola siguiendo un sistema parecido a la captura de movimiento que se utiliza con actores. El propio casco también ha sufrido diversos ajustes para hacerlo más cómodo, reducir su peso y facilitar su uso con gafas.

No se ha hablado de software para Project Morpheus esta vez, aunque sí se ha dado una fecha estimada de lanzamiento: primera mitad de 2016.

Iván Rosique González
Santomera, Murcia (1985). Licenciado en Periodismo por la Universidad Católica de Murcia. Se incorporó a 'La Verdad' en 2009. Es redactor. Anteriormente en Meristation, Hardgame2 y PSMotion. Un día su padre se presentó en casa con una Atari y desde entonces perdió un hijo. A veces sueña que SEGA todavía hace consolas y al despertar llora con amargura.
Top