Unos Video Game Awards venidos a menos

Anoche me acosté con ganas de seguir los Video Game Awards en directo. Aterricé en la cama todo lo temprano que me dejó Fallout 4 y puse el despertador a las 3 de la mañana, hora de comienzo de la gala. A la hora señalada comenzó a sonar “Vivir así es morir de amor”, de Camilo Sesto, la canción que uso para volver cada mañana al mundo de los vivos. Medio atontado, lo apagué de un manotazo y seguí durmiendo. Y así fue como me ahorré la penalidad de tragarme a altas horas de la madrugada el coñazo de dos horas que he acabado viendo en diferido esta tarde.

La excusa de entregar unos premios a los mejores juegos del año responde en realidad al objetivo de montar un sarao con actuaciones, tráilers de próximos lanzamientos y algunos anuncios nuevos. Eso lo sé yo, lo sabes tú y lo sabe el productor, el embajador de los Doritos Geoff Keighley. Este año ha habido demasiado de lo primero y muy poco de lo segundo, apenas un puñado de novedades bastante intrascendentes.

El estreno de un nuevo tráiler de Uncharted 4 debería haber sido uno de los puntos álgidos de la gala, pero no fue tal sino una breve escena de diálogo entre Nate y un nuevo personaje, una chica por el momento desconocida. La casualidad ha querido que la gala haya sido el mismo día que arrancaba la beta multijugador del juego, así que si el vídeo ya tenía poco interés de por sí, aún menos cuando ya hay miles de usuarios jugando un adelanto desde sus casas. Similar suerte ha corrido el nuevo tráiler de Quantum Break, también muy corto y poco significativo. En este sentido ha resultado más interesante el estreno del primer metraje in-game de Far Cry Primal, el spin-off prehistórico de la franquicia de Ubisoft.

Shadow Complex, uno de los primeros pelotazos del Xbox Live Arcade, dará el salto a Xbox One y PC con una nueva versión mejorada. La versión para ordenadores se estrenará con el precio más atractivo posible: cero euros. Hay letra pequeña y es que esta descarga sólo será gratuita durante el mes de diciembre. También llegará a Xbox One, en febrero del año que viene, el demencial Rocket League, un juego de fútbol con coches teledirigidos que lleva petándolo algunos meses en PC y PS4.

Las sorpresas de la noche fueron los anuncios de dos secuelas improbables. Shaq Fu: Legend Reborn recogerá la antorcha de la marcianada que protagonizó el jugador de baloncesto Shaquille O’Neal en los 90, recordado como uno de los peores juegos de su tiempo y adorado por unos pocos por ese mismo motivo. El que difícilmente va a salir mal va a ser Psychonauts 2. Esta continuación es inesperada por el escaso rendimiento comercial del original, al que su calidad le ha merecido con los años una fama de juego de culto. El genial Tim Shaffer ha decidido jugársela con este proyecto, aunque solo un poquito: la financiación se recaudará a través de una campaña de crowdfunding.

Por su parte, Telltale Game suma y sigue. El estudio que ha popularizado el modelo episódico vuelve a la carga con dos nuevos proyectos: una serie de aventuras de Batman y un spin-off de The Walking Dead protagonizado por Michonne. De sacar juegos como churros también entienden los artífices de la serie LEGO, Traveller’s Tales, ahora ocupados con Marvel’s Avengers. Será principalmente un popurrí de escenas de las dos películas, con pinceladas de las últimas entregas independientes de Capitán América, Iron Man y Thor.

La realidad virtual tuvo su minuto de gloria con el anuncio de una experiencia VR de Rock Band para Oculus Rift, mientras que Star Citizen, llamado a convertirse en el juego más grande jamás diseñado, ha presentado su próximo modo FPS, que ya puede ser probado por los usuarios en una versión alpha.

En cuanto a los premios, la razón de ser de la gala pero lo que menos le importa a nadie, ha pasado un poco como cada año. Algunas elecciones discutibles no molestan tanto como la presencia de algunas categorías absurdas que bailan en cada edición. Lo de los e-Sports se acepta, es algo que ha vivido una revolución en los últimos años y es comprensible que se le de relevancia, aunque el número de premios otorgados en este área quizá sea excesivo, pero lo del “jugador de moda” es de juzgado de guardia.

Así ha quedado el palmarés:

  • Juego del año – The Witcher 3: Wild Hunt
  • Desarollador del año – CD Projekt RED
  • Juego independiente del año – Rocket League
  • Mejor narrativa – Her Story
  • Mejor actuación – Viva Seifert en Her Story
  • Mejor juego de portátil/móviles – Lara Croft GO
  • Mejor banda sonora – Metal Gear Solid V: The Phantom Pain
  • Juego por un cambio – Life is Strange
  • Mejor shooter – Splatoon
  • Mejor juego de acción/aventura – Metal Gear Solid V: The Phantom Pain
  • Mejor juego de rol – The Witcher 3 Wild Hunt
  • Mejor juego de lucha – Mortal Kombat X
  • Mejor juego familiar – Super Mario Maker
  • Mejor juego deportivo/de carreras – Rocket League
  • Mejor multijugador – Splatoon
  • Mejor dirección artística – Ori and the Blind Forest
  • Juego e-Sport del año – Counter Strike: Global Offensive
  • Mejor creación de fan – Portal Stories: Mel
  • Jugador de moda – Greg Miller
  • Equipo de e-Sports del año – Optic Gaming
  • Jugador de e-Sports del año – Kenny “Kennys” Schrub
  • Juego más esperado – No Man’s Sky
Iván Rosique González
Santomera, Murcia (1985). Licenciado en Periodismo por la Universidad Católica de Murcia. Se incorporó a 'La Verdad' en 2009. Es redactor. Anteriormente en Meristation, Hardgame2 y PSMotion. Un día su padre se presentó en casa con una Atari y desde entonces perdió un hijo. A veces sueña que SEGA todavía hace consolas y al despertar llora con amargura.
Top