Japón salva la PlayStation Experience

Tras el éxito del año pasado, Sony vuelve a celebrar su segundo evento corporativo anual con una conferencia de apertura llena de anuncios. La buena fortuna ha querido que la diferencia horaria con San Diego la haya situado a una hora decente para el público europeo (un sábado a las 7 de la tarde), una suerte que no solemos tener. Y menos mal, porque la abrumadora cantidad de morralla ha convertido el evento en un chorreo caótico, por momentos desconcertante, que a malas penas se podría haber soportado a las 3 de la madrugada. Es curioso porque a toro pasado es fácil contar varias novedades interesantes, pero el ritmo y el formato han convertido en sopor dos horazas de conferencia que deberían haber sido una celebración del buen momento que vive la compañía.

El evento ha arrancado de maravilla con un nuevo avance de Uncharted 4. En contra de lo que cabría esperar, no se ha preparado un tráiler espectacular y lleno de acción, sino que se ha proyectado una escena de diálogo del inicio del juego, cuando el protagonista se reencuentra con su hermano, al que daba por muerto. Cinco minutos de lucimiento donde ha quedado patente, una vez más, el gran talento de los guionistas de Naughty Dog para dibujar personajes carismáticos e interesantes. Un detalle curioso es que durante la escena se ha podido ver la presencia de opciones de diálogo, aunque se desconoce si será algo puntual o si realmente el jugador podrá escoger qué decir en algunos puntos del juego, como en las aventuras gráficas clásicas.

Tras este primer aperitivo el presidente de la división americana de Sony, Shawn Layden, hizo acto de presencia vistiendo el primer trolleo de la noche: una camiseta de Crash Bandicoot. Un augurio falso, porque no hubo ningún anuncio al respecto y el mítico marsupial que sirvió de mascota para la primera PlayStation sigue durmiendo el sueño del olvido.

Los ánimos siguieron arriba con la aparición en escena de Tetsuya Nomura y Yoshinori Kitase, de Square Enix, para proyectar el primer tráiler en condiciones del remake de Final Fantasy VII. Con personajes rediseñados y un nuevo sistema de combate en tiempo real que recuerda al del próximo Final Fantasy XV, quedó muy claro que a la desarrolladora no le da miedo jugársela con cambios profundos que probablemente indignarán a más de uno. Para los puristas se anunció la inmediata disponibilidad de una reedición en formato descargable del Final Fantasy VII clásico, con algunas mejoras técnicas y trofeos al razonable precio de 11 euros.

Randy Pitchford, el jefazo de Gearbox, fue el siguiente invitado de la noche. Vestido como un vededor de coches usados y actuando como tal, se encargó de vender al personal la moto de Battleborn, que tendrá beta abierta para PS4 con un personaje exclusivo: un mecha pilotado por un pingüino. Yo no termino de verle la gracia a esta oleada de shooters-MOBA y creo que la burbuja acabará explotando más pronto que tarde, pero ahí viene para el que lo quiera.

Con cinta en la cabeza y dos puños de peluche gigantes, el carismático Yoshinori Ono se mostró tan divertido como siempre en su intervención para presentar a FANG, el último personaje del plantel inicial de Street Fighter V. Le seguirán, a lo largo de 2016, Alex, Guile, Balrog, Ibuki, Juri y Urien, todos ellos desbloqueables gratuitamente a base de sudar el mando durante horas o bien comprando el pase de temporada por unos 20 euros.

Llegados a este punto la conferencia se enfocó en los indies, un punto de no retorno que se prolongaría hasta el final. Lo más destacable fue Dead Star y el sexteto de títulos con los que la cadena Adult Swim irrumpirá en la producción de videojuegos: Death’s Gambit, Duck Game, Rain World, Ray’s the Dead, Small Radios, Big Televisions y Headlander, de Double Fine. Los seis tienen una pinta fabulosa y parecen ser un indicativo de que esta gente llega con ganas y buen ojo para el talento.

Double Fine tuvo su momento de protagonismo con la entrada de Tim Schaffer para presentar el primer tráiler de Day of the Tentacle, la remasterización de una de las aventuras gráficas más recordadas de LucasArts. Además, se anunció que Full Throttle, otra que tal baila, sería la siguiente en recibir el mismo tratamiento. También trabajan estos muchachos en un nuevo Psychonauts (no confundir con Psychonauts 2, también en desarrollo) diseñado para el sistema de realidad virtual PlayStation VR.

La lluvia de indies continuó con otros títulos desconocidos y, en principio, de pinta bastante irrelevante. Da la sensación de que Sony quiso engrandecer la conferencia metiendo todos los juegos posibles. Llegados a este punto el interés saltó por los aires, el ritmo de los anuncios se hizo imposible de seguir y todo se volvió un poco absurdo. En cuanto a la realidad virtual, Sony también hizo más mal que bien, presentando unos proyectos extrañísimos, como un juego de taxis protagonizado por zombies o uno de jugar al golf con mechas gigantes, que nadie consiguió entender. Es posible que algunos de ellos tengan potencial, pero no era el lugar ni la forma de mostrarlos a un público más pendiente de superproducciones. Para colmo, seguimos sin fecha ni precio para el accesorio.

De este bloque probablemente sean Ace Combat 7Rez Infinite los títulos más sustanciales. Tengo especial curiosidad por este último, aunque después de jugar al Rez original no puedo ni imaginarme cómo será vivir esa experiencia con un casco de realidad virtual, algo tan extremo como ir a la guerra hasta arriba de LSD. Tetsuya Mizuguchi está en el ajo y eso es una garantía.

Un nuevo tráiler de King of Fighters XIV sirvió para esperar lo peor, acompañado por un port para PS4 y Vita de The Last Blade 2, uno de los últimos clásicos para recreativas de SNK.

Buenas noticias por parte de SEGA con la confirmación de que Yakuza 5 llegará a Occidente ya mismo, el 8 de diciembre, tres años después de su salida en Japón. Saldrá para PS3, en inglés y únicamente en formato digital, pero al menos llegará. La casa de Sonic también planea traer también la precuela Yakuza 0 en 2016, en este caso para PS4 y con edición física.

Otra interesante propuesta nipona es Ni-Oh, producido por Koei Tecmo y desarrollado por Team Ninja. Tras su anuncio el pasado Tokyo Game Show, se confirma que esta adaptación de un guión sin filmar de Akira Kurosawa saldrá también en Occidente. El nuevo tráiler lo pinta como un heredero de la fórmula Dark Souls, pero llevada a una ambientación de samuráis y demonios del imaginario japonés.

Sony siguió haciendo de Apple con otros cuantos anuncios de juegos “disponibles ya”, como el free to play de estrategia Guns Up!, la colección Bit.Trip, Fat Princess Adventures y el esperadísimo y recomendadísimo Nuclear Throne.

También se confirmó la llegada de clásicos de PS2 adaptados a PS4 con una primera remesa compuesta por los tres Grand Theft Auto, Twisted Metal Black, War of the Monsters, Dark Cloud, Rogue Galaxy y The Mark of Kri. Hay que aclarar que no se trata de retrocompatibilidad, sino versiones nuevas con soporte para trofeos y otras características de la nueva consola. Por supuesto, habrá que volver a pagar por ellos, una oportunidad perdida para premiar a los fans más fieles que aún conservan sus discos originales.

De los tiempos de PS2 regresa también el dúo Ratchet & Clank con una reimaginación, que no remake, de su primera aventura. Al timón vuelven a estar los padres de la franquicia, Insomniac Games, en su primer proyecto para Sony después de jugar con la competencia con el divertido Sunset Overdrive.

Para la recta final quedó el gran anuncio de la noche: Ni No Kuni II: Revenant Kingdom. No tengo claro su Studio Ghibli volverá a colaborar con Level 5 para la secuela de este juego de rol, pero el tráiler de presentación dejó muy claro que su deslumbrante aspecto visual inspirado en los animes de Miyazaki no sólo se mantendrá, sino que se verá potenciado por los avances técnicos de PS4.

De coitus interruptus fue que el último anuncio, inmediatamente después de esta belleza, fuera el gris Paragon, de Epic Games. Supongo que después de trabajar en exclusiva para Microsoft con la saga Gears of War Sony ha querido marcar paquete con el cambio de bando del estudio, que en principio lanzará este proyecto únicamente para PC y PS4, pero es bastante ingenuo creer que este shooter-MOBA tiene el empaque de la trilogía protagonizada por Marcus Fenix.

El colmo de la bajona fue la ausencia de una despedida para cerrar el acto. Acabado el tráiler de Paragon se encendieron las luces y adiós. Una manera bastante fea de acabar una conferencia agridulce que necesitaba algún melocotonazo first party del calibre de God of War 4.

Iván Rosique González
Santomera, Murcia (1985). Licenciado en Periodismo por la Universidad Católica de Murcia. Se incorporó a 'La Verdad' en 2009. Es redactor. Anteriormente en Meristation, Hardgame2 y PSMotion. Un día su padre se presentó en casa con una Atari y desde entonces perdió un hijo. A veces sueña que SEGA todavía hace consolas y al despertar llora con amargura.
Top