6 meses con My Retro Game Box (I): introducción y caja de diciembre

En los últimos años se ha popularizado un modelo de venta online bastante singular: las suscripciones a cajas sorpresa. A través de estos servicios el cliente recibe periódicamente un paquete de productos cuyo contenido exacto es un misterio hasta que lo recibe. Por supuesto, la compra no es totalmente a ciegas, sino que estos lotes suelen ser temáticos y dirigidos a públicos muy específicos. Hay cajitas con productos de belleza, de costura creativa, de chismes para el hogar o de alimentación.

Fuera de España también comienzan a surgir algunas propuestas de este tipo para videojuerguistas. Una de ellas es My Retro Game Box, una pequeña empresa familiar escocesa especializada en el retrogaming, y el servicio que ofrece es peculiar incluso para este modelo de negocio tan especial. Mientras que otras cajas suelen mandar muestras de productos nuevos o artículos descatalogados en liquidación, los chicos de My Retro Game Box ofrecen a sus suscriptores un servicio completamente personalizado.

Cada cliente tiene asociado un perfil personal donde especifica (en inglés) sus preferencias, sus hábitos videojueguiles, su colección y sus consolas (por el momento únicamente plataformas difuntas, desde NES hasta PSP). Una vez completados estos datos y especificado si se quiere recibir una caja de 10, 20 o 50 libras más 5,50 de gastos de envío para España, Katy, Stu y Mia se encargan de rastrear por mercadillos para encontrar títulos apropiados para cada destinatario. Por supuesto, mantener esta información correctamente actualizada es básico para no recibir juegos repetidos o de géneros aborrecidos.

La idea detrás de My Retro Game Box me ha intrigado desde que conocí el servicio y, tras recelar durante algunos meses, finalmente me he animado a darle una oportunidad. Me he propuesto analizar el contenido de las cajas que vaya recibiendo durante al menos 6 meses para valorar si realmente se adaptan a mis gustos y si el precio sale a cuenta. Veamos si consiguen dar en la diana.

Mi perfil

Consolas disponibles: NES, Master System, Super Nintendo, Mega Drive, PlayStation, Saturn, Game Boy, Game Boy Color, Nintendo 64 (omito PlayStation 2 porque me interesa recibir cosas más antiguas).

Gustos y preferencias: “Prefiero los géneros de acción, plataformas, rol y lucha. No me gustan los juegos deportivos, de mesa o de puzzles. No me gustan especialmente los juegos de carreras, pero los tolero si son buenos. Suelo jugar solo así que no estoy especialmente interesado en juegos enfocados al multijugador. Mis temáticas favoritas son la fantasía, el terror y la ciencia ficción. Cualquier cosa con dinosaurios, monstruos, robots, ninjas, zombies, alienígenas, espada y brujería o mierda especial normalmente estará bien para mí”.

Caja de diciembre

  •  RoboCop (1990, Game Boy): La película de Paul Verhoeven es una de mis cosas favoritas del mundo, así que este cartucho lo he recibido con los brazos abiertos. No es especialmente remarcable ni es demasiado raro de encontrar, pero tiene el honor de haber sido el primer videojuego de RoboCop de la historia. Ha resultado ser un juego de acción y disparos bastante decente. Leo en la WikiPedia que, cosas rara por entonces, su desarrollo comenzó cuando la película estaba aún en fase de preproducción, así que Ocean tuvo más tiempo del  habitual para completar el proyecto. La música es fabulosa.
  • Zool: Ninja of the Nth Dimension (1992, Mega Drive): Cuando especifiqué que quería juegos de ninjas pensaba más bien en los Shinobi o Ninja Gaiden, pero en fin, supongo que este gremlin ninja no deja de ser técnicamente un ninja. Nunca le hice demasiado caso en su época porque en el primer nivel, ambientado en un mundo de chucherías, incluía publicidad de Chupa Chups y supuse que todo el juego sería un invento para hacer publicidad de los caramelos. Ahora que lo he probado me ha gustado bastante. Es un plataformas típico de la época, pero con una velocidad subida de revoluciones que lo asemeja más a Sonic que a la escuela de Mario. Es vistoso y su rapidez juega muy a su favor, dándole un ritmo muy divertido.
  • Sonic & Knuckles (1994, Mega Drive): ¡Ah, por fin es mío! Este es uno de los juegos clásicos de Sonic que me faltaban y lo tenía muy arriba en mi lista de la compra. De hecho, llegué a comprarlo en una ocasión, pero el cartucho me llegó dañado y tuve que tirárselo en la cabeza al vendedor. Esta copia sí está en perfecto estado, y eso no es tan fácil como pueda parecer debido a que se trata de un cartucho muy particular. Es el único juego de la historia fabricado con tecnología “lock-on”, una doble ranura que permitía acoplarle un segundo cartucho en la parte superior para desbloquear funciones adicionales en Sonic 1, 2 y 3. También puede jugarse de forma independiente, aunque en realidad se trata de 8 niveles decartados de Sonic 3 que el equipo tuvo que eliminar por falta de tiempo. Aún así su calidad no tiene nada que envidiarle a su antecesor.

 Tasación

Ninguno de los tres juegos está demasiado cotizado. En este momento sus precios más bajos en anuncios de eBay de modalidad “cómpralo ya” son los siguientes:

  • Robocop: 5,99€ + 4,70€ de gastos de envío = 10,69€.
  • Zool (con caja): 9,90€ + 10€ de gastos de envío = 19,90€.
  • Sonic & Knuckles (sin caja): 12,02€ + 2,40€ de gastos de envío = 14,42€.
  • Valor total estimado: 45,01€.

Mi suscripción mensual a My Retro Game Box es de 25,50£ (34,95€ al cambio actual). Me he ahorrado unos 10,06€.

Satisfacción

Aunque sólo uno de los tres juegos recibidos estaba entre mis deseados, los otros también han acabado gustándome. Tener la oportunidad de descubrir reliquias que de otro modo probablemente no se me habría ocurrido comprar es uno de los principales atractivos de My Retro Game Box, además del gusanillo de mantener la sorpresa hasta el final, así que doy mi primera caja por buena. Además, todo el material me ha llegado en un estado de conservación impecable, lo que me lleva a pensar que estos simpáticos escoceses también se toman la molestia de limpiar los cartuchos antes de enviarlos.

Iván Rosique González
Santomera, Murcia (1985). Licenciado en Periodismo por la Universidad Católica de Murcia. Se incorporó a 'La Verdad' en 2009. Es redactor. Anteriormente en Meristation, Hardgame2 y PSMotion. Un día su padre se presentó en casa con una Atari y desde entonces perdió un hijo. A veces sueña que SEGA todavía hace consolas y al despertar llora con amargura.
Top