Game Over para My Retro Game Box

Un inesperado giro argumental ha puesto fin prematuro a mi serie de artículos sobre My Retro Game Box. Esta mañana un correo electrónico dirigido a todos los suscriptores ha anunciado el fin del servicio tras un año en funcionamiento. Los motivos del cierre se explican en una larga y amarga carta publicada en su página web. Todos los pedidos pendientes han quedado cancelados y el dinero será devuelto progresivamente a partir de hoy. En cuanto al stock acumulado, será liquidado a través de eBay.

Durante su año de vida My Retro Game Box se ha especializado en mandar a sus suscriptores lotes sorpresa de juegos antiguos, con la particularidad de seleccionar individualmente qué juegos irán destinados a cada afiliado en función de su colección, plataformas y gustos. Un trabajo agotador que ha terminado desbordando a sus responsables, una pareja escocesa que comenzó esta aventura como un hobby pero que ha tenido que enfrentarse a problemas propios de una verdadera empresa, como intentos de estafa, ataques y, sobre todo, muchos intentos de aprovecharse de sus políticas de favorecer al cliente.

Aunque lamento el final de My Retro Game Box, espero que Katy y Stu puedan enderezar su situación y afrontar con mayor éxito otros proyectos. Su iniciativa deja un gran hueco, pero su descorazonadora carta, que traduzco a continuación, pinta una estampa terrible que sólo podía terminar con un punto y final.

My Retro Game Box comenzó por nosotros en enero de 2015. Nos encantan los videojuegos y queríamos encontrar una suscripción para juegos retro. No había ninguna, así que decidimos crearla.

Usamos nuestro propio dinero para empezar e hicimos todo como es debido. Creamos una sociedad limitada, creamos un registro para asegurarnos de que todas las cajas eran aprobadas, ese tipo de cosas. Gastamos todo el dinero pagado por los suscriptores en hacer funcionar My Retro Game Box. Eso no daba ningún beneficio, pero los suscriptores conseguían el mejor valor posible.

Yo (Katy) recibía un sueldo por mi tiempo, de alrededor de 3 libras la hora. Stu no se llevaba nada porque su “pago” siempre ha sido tener la oportunidad de jugar a todos los juegos que venían, y de todos modos el ya tenía un trabajo “normal”. Le pedí a mi hermana Mia, como ayudante de gestión, porque está estudiando publicidad y relaciones públicas y quería alguna experiencia real. A ella se le pagó apropiadamente, habría sido ilegal no hacerlo.

Cuando confeccionamos las cajas nos lleva tiempo leer lo que los suscriptores nos cuentan que les gusta y les disgusta y elegimos los mejores juegos basados en lo que tenemos. También verificamos cada juego para asegurarnos de que no lo tienen en su colección. También probamos y limpiamos cada juego. A veces nos equivocamos, eso ocurre, pero no es porque no lo intentemos.

Estoy contando esto porque necesito ilustrar la imagen de que somos gente real. Como tú. No una corporación hambrienta de beneficios. No somos una startup que ha sido financiada por un capital de inversiones. Sólo somos gente que quería que algo existiera y decidió hacerlo por sí misma.

Con respecto a nuestra ralentización o incapacidad para llegar a tiempo a los plazos de entrega, por ejemplo, ha sido culpa de nuestro optimismo. Siempre creímos que nuestros suscriptores entenderían cómo funcionamos. Pero los emails que recibimos cuentan una historia diferente. Durante los últimos meses he estado fuera debido a la peor infección que he sufrido en mi vida. Trabajé muy duro para mejorar la calidad lo suficiente para mantener a raya las quejas. Creé y renové la web una y otra vez para hacerla lo más amigable posible, además de asegurarme de que el usuario siempre recibe toda la información que necesita. Ampliamos soporte para más consolas. Comenzamos a categorizar nuestro stock por cuánto nos había costado para asegurarnos de que todo el mundo recibía el valor que creía que debería recibir por su suscripción. No  hemos estado mandando cualquier cosa. Incluso comenzamos a publicar anuncios en la web para ayudarnos a ganar algo, pero a no ser que lleves una web llena de cebos para pinchar los beneficios son casi inexistentes.

Nuestro intento por mejorar la calidad ha fallado. Dos de las tres personas que recibieron Shenmue para Dreamcast se han quejado de ello. Cuando mandamos dos juegos de gran valor recibimos quejas de que no son de tres a cinco, “como se prometió”. La gente se apunta y dice que sólo quiere “juegos raros de Capcom y Konami”. Nadie parece comprender que los envíos cuestan dinero, que el hosting cuesta dinero, que los servicios de pago cargan comisiones y la gente nos fastidia.

Todos nuestro flujo de dinero está paralizado en stock que no podemos mover basado en los estándares con los que estamos trabajando. Nuestro propio dinero se ha perdido gracias a las estafas y a compras fraudulentas (por si no lo sabéis, cuando la tarjeta de alguien es robada él recibe el dinero que se ha pagado de vuelta, pero los ladrones se quedan con los artículoso los venden, de modo que los únicos perdedores son los negocios, a menos que sean pillados por la policía, e incluso entonces no tenemos la oportunidad de recuperar el dinero). Hemos estado muy ocupados intentando arreglar estas cosas.

Hemos estado vendiendo muchas de nuestras propias cosas. Hemos añadido nuestras colecciones de cómics a nuestra tienda de eBay y Stu está vendiendo gran parte de su colección de juegos de forma privada. Estamos intentando recortar gastos en casa para tener más dinero disponible para My Retro Game Box. Mis 3 libras a la hora son un recuerdo lejano. Nuestro hijo es un niño realmente bueno y sólo pidió dos regalos modestos a Papá Noel.

Hoy me estoy dando cuenta de que todo el esfuerzo que estamos realizando es estúpido. Nadie se preocupa por nosotros ni por el trabajo que estamos haciendo, para ellos sólo somos un negocio. Continuamente nos llegan emails de gente enfadada o mal informada. Incluso recibí un correo muy largo y desarrollado de alguien cuya suscripción había terminado hacía meses quejándose de que no había seguido recibiendo sus cajas. Estos emails, en los que el consumidor está enfadado basado en algo que no es cierto o de acuerdo con lo que había entendido, son un problema constante. Esto, unido al estrés causado por nuestros tiempos de envío, me ha dejado en vela muchas noches.

Estoy empezando a estar muy jodida por algo que hicimos por amor a los videojuegos. Hay muchas respuestas a esto como “qué esperabas”, “no deberíais haber empezado con esto para empezar” o “sólo eres una mujer tonta”. Dos de esas cosas son ciertas.

En cualquier caso, ha llegado el momento de hacer una elección. Vamos a tener un segundo hijo y le elijo a él por encima de tener que lidiar con tanta mierda, no importa cuándo esfuerzo pongamos o lo lejos que  hayamos llegado.

Quería agradeceros a todos los suscriptores amables, cariñosos e increíbles que os habéis puesto en contacto para decirnos cosas buenas. Sentimos que vuestras voces no hayan sido lo bastante altas como para marcar la diferencia y nunca olvidaremos a la gente que ha seguido con nosotros y nos ha considerado seres humanos.

Cada caja que no haya sido enviada será reembolsada y la web será desmantelada. Seguiréis pudiendo acceder a vuestros datos y vuestras listas de juegos. Seguiremos actualizando nuestra tienda de eBay hasta que nos libremos de nuestro stock. Y volveré a ser horticultora y estudiante del Jardín Botánico Real. Nuestro hijo crecerá y conseguirá olvidar que su madre “trabaja todo el tiempo”. Y seguro como el infierno que nunca consideraré My Retro Game Box un fracaso. En lugar de eso, consideraré no estar tan enamorada de lo que estoy haciendo y trataré de hacer dinero con ello para que podamos tener un colchón de dinero para tiempos difíciles.

Os aconsejo que todos hagáis lo mismo. No intentéis ser buenas personas demasiado. Esta es una sociedad capitalista y no podréis ganar.

Iván Rosique González
Santomera, Murcia (1985). Licenciado en Periodismo por la Universidad Católica de Murcia. Se incorporó a 'La Verdad' en 2009. Es redactor. Anteriormente en Meristation, Hardgame2 y PSMotion. Un día su padre se presentó en casa con una Atari y desde entonces perdió un hijo. A veces sueña que SEGA todavía hace consolas y al despertar llora con amargura.
Top