Vida extra para Evolution Studios

A pesar de que la industria del videojuego tiene como razón de ser hacer feliz a su público, desde el punto de vista empresarial no abundan en absoluto los finales felices. Se trata de un sector frenético, de creativos quemados, directivos implacables, horas extra y despidos a mansalva, donde empresas abren y echan la persiana como el que lleva un chiringuito de playa. Por eso hubo más tristeza que sorpresa cuando Sony anunció, a finales del mes pasado, el cierre de Evolution Studios, responsables de Driveclub y Motorstorm.

Podría haber sido la historia de otro cierre de tantos, como el adiós a Lionhead y Press Play, sin embargo los británicos han recibido una inesperada segunda oportunidad de la mano de Codemasters. La productora, que en los últimos años está llevando a cabo un plan para levantar cabeza basado en centrarse en la producción propia y en el género de conducción, ha visto en la decisión de Sony una oportunidad dorada para reforzar su músculo y ha llegado a un acuerdo para hacerse cargo del estudio.

Según ha declarado el director ejecutivo de Codemasters, Frank Sagnier, Evolution Studios seguirá operando con normalidad y de forma más o menos independiente de su nuevo patrón, conservando su nombre, oficinas y empleados: “Queremos que el equipo permanezca tal y como es. Queremos beneficiarnos de todo lo que han aprendido trabajando juntos y queremos que creen sus propios juegos. Por supuesto que habrá sinergias y por supuesto que compartiremos recursos, pero queremos asegurarnos de que mantendrán su identidad y seguirán juntos como equipo haciendo lo que se les da bien”.

Este giro de los acontecimientos dibuja un final satisfactorio para las tres partes. Sony consigue un trato favorable para deshacerse de un estudio que ya no le interesa, Evolution sigue funcionando y Codemasters se mete en el bolsillo a algunos de los mejores especialistas en juegos de carreras de la actualidad.

Iván Rosique González
Santomera, Murcia (1985). Licenciado en Periodismo por la Universidad Católica de Murcia. Se incorporó a 'La Verdad' en 2009. Es redactor. Anteriormente en Meristation, Hardgame2 y PSMotion. Un día su padre se presentó en casa con una Atari y desde entonces perdió un hijo. A veces sueña que SEGA todavía hace consolas y al despertar llora con amargura.
Top