Una secuela patas arriba

Tras debutar con considerable éxito en PS Vita, Gravity Rush se libra del encorsetamiento de la portátil y aterriza en PS4. No es exactamente la primera aventura de Kat en la sobremesa de Sony, antes se preparó el terreno con una excelente remasterización de la primera entrega, pero sí es la primera diseñada desde el principio para ser disfrutada a lo grande. Esto se traduce en

Patatas espaciales

La casualidad ha querido que coincidan en el calendario de lanzamientos dos hijos de la fórmula FTL: Faster Than Light. A principios de mes hablaba sobre el interesante Diluvion, que llevaba algunos de sus principios de diseño a una distopía submarina y añadía algunos componentes de gestión. Ahora le toca el turno a Holy Potatoes! We're in Space?!, una simpática parodia protagonizada por una tripulación de verduras

Para ser capitán hay que mojarse

Una de las mejores cosas que ha traído la explosión indie ha sido la recuperación y actualización de viejos géneros que habían caído en desuso. Pero hay algo aún mejor y es cuando la creatividad desbocada de los pequeños estudios desemboca en el nacimiento de géneros nuevos. Es el caso de FTL: Faster Than Light, un popurrí de inspiraciones con sabor propio al que ya le empiezan

Silencio preciosista

El venerable pero maltrecho género de las aventuras gráficas más o menos clásicas da pocas alegrías, pero cuando las da son sumamente agradables. Tal fue el caso de The Whispered World hace ya más de 7 años, un título que lanzó a Daedalic al estrellato (estrellato nivel estudio indie, no estrellato nivel Justin Bieber, se entiende) gracias a su muy trabajada estética de dibujos animados

El efecto dominó

Tengo cierta edad y no sabría precisar exactamente el año, pero en mi primer año de instituto ocurrió algo hermosísimo. En aquellos tiempos el acceso a internet estaba bastante limitado, así que no había gran cosa que hacer en las aulas de informática. Hasta que alguien encontró la carpeta "TIM". Bajo ese nombre alguien había instalado una copia de The Incredible Machine, un sensacional juego

“Tu madre huele como el coche de tu primo”

Una de las cosas que siempre salen cuando los abuelos cebolletas de los videojuegos nos ponemos a acordarnos del legendario Monkey Island es lo de los duelos de insultos. En cierto momento el juego te obliga a enfrentarte a unos piratas que te cortan el paso y, ante la imposibilidad e improcedencia de implementar un sistema de combate en una aventura gráfica, LucasArts sacó de

Cruz de katanas por una mujer

Tras Hard Reset (recientemente relanzado en versión Redux) y resucitar Shadow Warrior con una reinvención completa del clásico de 1997, el estudio polaco Flying Wild Hog ha conseguido labrarse una sólida reputación dentro de los defensores de devolver los shooters en primera persona a sus raíces noventeras. Tras los dos citados y otras joyas como el reciente Doom y los dos Wolfenstein de Machine Games, podemos

Sangre con sabor a vodka

Junto a las aventuras gráficas, el de los "yo contra el barrio" probablemente sea el género semidifunto que más nostalgia despierta entre los jugadores que empiezan a peinar canas. Aunque las peleas callejeras empezaron ya en los 80 con Double Dragon y Vigilante, fue a principios de los 90 cuando alcanzaron su cima de popularidad gracias a joyas como Final Fight, Streets of Rage o Cadillac

La rebelión de las máquinas

Puede que a los más jovenzuelos les sorprenda, pero antes de ser domesticado por las concesiones en pos de la accesibilidad (y comerciabilidad), el género de los shooters en primera persona era un territorio indómito no apto para cobardes. Antes de que el éxito de Call of Duty y Halo convirtieran en convenciones sacrilegios la regeneración de vida automática, la asistencia de apuntado y los

Top