Cruz de katanas por una mujer

Tras Hard Reset (recientemente relanzado en versión Redux) y resucitar Shadow Warrior con una reinvención completa del clásico de 1997, el estudio polaco Flying Wild Hog ha conseguido labrarse una sólida reputación dentro de los defensores de devolver los shooters en primera persona a sus raíces noventeras. Tras los dos citados y otras joyas como el reciente Doom y los dos Wolfenstein de Machine Games, podemos

Sangre con sabor a vodka

Junto a las aventuras gráficas, el de los "yo contra el barrio" probablemente sea el género semidifunto que más nostalgia despierta entre los jugadores que empiezan a peinar canas. Aunque las peleas callejeras empezaron ya en los 80 con Double Dragon y Vigilante, fue a principios de los 90 cuando alcanzaron su cima de popularidad gracias a joyas como Final Fight, Streets of Rage o Cadillac

La rebelión de las máquinas

Puede que a los más jovenzuelos les sorprenda, pero antes de ser domesticado por las concesiones en pos de la accesibilidad (y comerciabilidad), el género de los shooters en primera persona era un territorio indómito no apto para cobardes. Antes de que el éxito de Call of Duty y Halo convirtieran en convenciones sacrilegios la regeneración de vida automática, la asistencia de apuntado y los

La accidentada jubilación de Eliot Ness

Nota: Blues and Bullets es una aventura episódica aún en desarrollo.  Esta reseña está basada en los dos primeros episodios publicados hasta el momento. Los tres restantes, hasta completar una temporada de cinco, serán lanzados próximamente.   Eliot Ness ha pasado al imaginario colectivo como el incorruptible paladín de la Ley Seca que acabó con el imperio de Al Capone. Al pensar en él nos viene a la mente Kevin

Mazmorras castizas

En 2011 Francisco Téllez se adelantó al gran pelotazo indie que vendría un año después con el lanzamiento de Unepic, un proyecto muy personal que desarrolló en sus ratos libres prácticamente en solitario. Desde entonces su pequeña obra ha ido recibiendo una serie de actualizaciones que la han pulido y mejorado hasta dar como resultado un dungeon crawler que esconde más de lo que parece a simple

Un festival de bolsillo

Ir de festivales es una experiencia fascinante. Te ves obligado a convivir en un recinto durante horas o incluso días junto a miles de personas que no conoces de nada y con las que sólo te une el amor por la música y, si es verano, algunas quemaduras de primer grado. Y, como en la casa de Gran Hermano, todo lo que sucede ahí se

Un apocalipsis silencioso

Al llegar a Everybody's Gone to the Rapture nadie se imaginaría que se trata de un juego sobre el fin del mundo. Ambientado en un idílico pueblo de la campiña inglesa, no hay ruinas de hormigón, ciudades inundadas, naves alienígenas ni muertos vivientes putrefactos. Las casas están en perfecto estado, los jardines tienen el césped recién cortado y el sol brilla con la armonía de un

Super Retro Trio, el harén videojueguil de tus sueños

Después de varios meses de uso, toca hablar de Super Retro Trio. Se trata de un producto muy especial dirigido a un nicho de mercado muy específico, así que antes de entrar en materia me apetece ponerme el sombrero de abuelo cebolleta. Y es que no se puede hablar de la última multiconsola de Retro Bit sin divagar un poco para explicar hacia quién va

Until Dawn le saca los colores a David Cage

Con su tríptico Fahrenheit-Heavy Rain-Beyond, Quantic Dream, el estudio francés capitaneado por el fascinante feriante David Cage, se sacó de la manga el subgénero de las películas interactivas. Un subgénero denostado por los puristas porque pervierte el pilar básico de los videojuegos: la interactividad. En las obras de Cage (nombre real David De Gruttola) la acción directa se queda en un segundo plano y cede todo

Top