Abriendo la edición especial de Dishonored 2

Soy feo, soso y me cuesta hablar en público. A veces me cuesta hablar en general. Además, el fenómeno youtuber me ha pillado viejo y hace que me sienta como el abuelo Simpson gritándole a una nube. A pesar de mi reticencia a sumergirme en este pantano extraño y  peligroso que es YouTube, no me ha quedado más remedio que aceptar su valor a la

Top