Un cazavampiros diferente

El éxito sin precedentes de Diablo a finales de los 90 desencadenó una auténtica explosión de imitadores que, con más o menos fortuna, trataron de subirse al carro del entonces nuevo género: el action rpg machacabotones. Aunque Blizzard consiguió convertir en franquicia su adictiva creación, los demás no tuvieron tanta suerte y la fórmula se ha mantenido en evidente declive durante los últimos años. Pero como

Top